blog Noticias EducaciOnline.
Posts más populares.
5 Consejos para redactar bien.
Si estás leyendo esto es porque tienes cierta curiosidad por la redacción; ya sea por interés personal o por requerimiento externo (un trabajo que exige redactar bien, un periodo donde ser más atento a tu comunicación te beneficiaría profesionalmente, etc.) conocer algunas técnicas básicas de redacción puede ser una forma de abrirte camino en muchos ámbitos.
Actualmente, como ya habrás notado, todo es comunicación y por eso, hay que saber usar las herramientas disponibles para nuestro beneficio. Esto puede parecer fácil pero no lo es. De hecho, en la comunicación oral que realizamos constantemente, más de la mitad de lo que se comunica proviene de lo que no se dice, es decir, del campo “no verbal”; algo que se elimina por completo cuando se redacta porque al escribir no es posible gesticular ni se puede enfatizar con el tono de voz. Por tanto, hace falta tener un poco de técnica para conseguir comunicar los mensajes de manera eficaz. Hoy en educacionline te dedicamos este post para que mejores la calidad de tu escritura y para que consigas adecuarla a los formatos que desees.
1. Una cuestión de práctica y auto corrección.
Escribir, como cualquier otra actividad, se hace mejor cuanto más se practica. Por tanto, la mejor recomendación previa es ganar práctica siempre que se pueda. Si por ejemplo, debes enviar un email, intenta escribirlo una vez y luego revisarlo antes de enviar . Si tienes dudas, consúltalas y si no tienes tiempo de hacerlo, apúntalas en algún lugar para que cuando puedas, lo hagas. La primera recomendación es esta: sé consciente de tu forma de escribir para poder mejorarla.
2. La era multicanal.
Como segundo punto te queremos recordar que hoy en día existen muchas formas y espacios donde se pueden “enviar” mensajes. Si tienes un pedido de trabajo, lo puedes comunicar por email, por un chat interno e incluso usando un servicio de mensajería como Whatsapp, si tienes confianza con tu cliente o trabajador. Hay que saber cómo funciona cada uno para poder usarlo así que te recomendamos prestar atención a cómo lo hace el resto y cómo lo estás haciendo tú. Presta atención a los pequeños detalles como por ejemplo, la limitación de caracteres en las noticias de los periódicos online en comparación con las de la versión impresa o la importancia de ser conciso en los emails. Asimismo, notarás que es bueno usar listas o resaltar lo más importante con negritas , cuando debes escribir en formato digital.
3. El destinatario.
El tercer punto que debemos resaltar es un básico de la comunicación: siempre debes pensar en cómo es la persona a quién se dirige tu mensaje. Todo trabajo de redacción tiene un fin, que debe tenerse muy en cuenta y también tiene un destinatario. Si tu destinatario es un dador de empleo, quizás debas ser muy formal; si es un amigo, puedes ser más cercano.
Junto a este punto resaltamos la importancia de la relación con el destinatario . Siguiendo el ejemplo del dador de empleo, es más que seguro que la primera comunicación sea muy formal pero debes estar atento a los cambios que pudiesen darse en la relación ya que esto debería influir en tu forma de comunicar.
4. Ordenar y estructurar.
Antes de empezar a escribir es muy útil dedicar unos minutos (o a veces incluso horas) a decidir cuál será la estructura del texto . La más común suele ser la de introducción, contenido y cierre; pero esta no es la única y depende mucho del tipo de texto que se deba realizar y su extensión. En cualquier caso, sin importar si lo que debes escribir es una carta de amor, una tesis o una novela, es muy positivo ordenar las ideas antes de iniciar el proceso de redacción. Una forma útil de hacerlo, sobre todo cuando se trata de textos técnicos o educativos, consiste en dividir lo que se desea decir en párrafos con la máxima de “un párrafo, una idea” . Así, cada espacio entre párrafos será traducido en un pequeño momento para el lector que le servirá para integrar en su mente la idea que acaba de leer y prepararse para la siguiente.
5. Las 6 leyes de la redacción.
La sencillez en las ideas sirve para todo tipo de texto, incluso cuando se trata de literatura, es muy valorado que el escritor permita al lector decodificar el mensaje de manera ágil. Si ves que consigues saber si estás siendo claro al redactar, pide a alguna persona de confianza (y que no entienda mucho del tema que tratas en el texto) que lo lea y te explique con sus propias palabras lo que entendió. Si lo consigue sin dificultad, vas en buen camino.
La brevedad es una característica que corresponde al mensaje. Debes intentar, en la medida de lo posible, abreviar. La razón es simple y se refuerza en la velocidad de la comunicación que vivimos actualmente. Para lograrlo, debes poner en marcha tu paciencia para revisar los textos que escribas y tratar de reducirlos al máximo. No lo dudes, tus lectores lo agradecerán.
– Sé preciso.
La precisión es una característica de la redacción que corresponde al contexto y para que lo entiendas con facilidad, se trata de ir sin rodeos. Evita redactar pensando que el rococó sigue de moda porque no es así. La precisión es la clave del éxito en la redacción. Si escribes un cuento, evita llenar de personajes inútiles tu historia; evita que la mayor parte de tu texto esté dedicado a explicar sensaciones o a caracterizar el ambiente.
– Sé correcto.
Escribir correctamente es difícil. Lo sabemos. Pero para nuestra buena suerte, existen muchas formas de acceder a las normas vigentes con solo un click. Aprender a escribir correctamente requiere de cierta paciencia y mucho interés pero se puede lograr. Cada vez que escribas algo, intenta estar seguro de hacerle una corrección. Si te da mucha pereza hacerlo, usa alguna herramienta de corrección de textos automática. Recuerda que un texto formalmente digno dice mucho de tu persona.
– Crea textos “totales”
Para entender esta norma hay que hacer un poco de memoria. ¿Nunca te pasó que leíste algo y al terminar tuviste la sensación de que algo faltaba? Exacto. Eso no debe pasar. Intenta por todos los medios evitar la impresión de que tu mensaje está incompleto porque entonces generarás dudas, confusiones y sobre todo, pocas ganas de volver a leer algo escrito por ti. Como recomendación, ante la duda, deja que una persona de confianza te de una opinión sincera antes de hacer la publicación.
– Sé original.
Especialmente ahora, cuando la cantidad de información es masiva, debes intentar ser original. Quizás no tengas que serlo con el contenido del mensaje y en cambio sí con la forma. Evalúa tu redacción en este sentido y busca mejorar poco a poco. Un buen tip para lograr la creatividad al escribir es informarse al máximo sobre el tema a tratar en el texto y revisar qué han hecho otros.
Como última recomendación: presta atención a tu estado de ánimo y sé consciente de si estás reflejándolo en tu texto para poder saber si puede ser perjudicial o no. Muchas veces es fácil pensar que el redactor estaba enfadado o cansado cuando lees algo. En todo caso, intenta que lo máximo que puedan pensar tus lectores es que te encontrabas en un momento positivo. Finalmente, te aconsejamos adecuar tu ambiente: es más fácil escribir cuando estás cómodo, usas la luz correcta y te sientes bien.
Esperamos que estos consejos te sirvan para redactar bien. ¡Buena escritura!